30.4.07

Aniversarios

Okey, lo admito. Si hay una materia difícil en la historieta argentina, es encontrar algo nuevo para decir sobre el Eternauta. Hemos llegado a un punto donde escribir sentidas loas al Eternauta es el equivalente a ir a misa para el fandom local y su periferia. Lo vamos a seguir haciendo, llenos de regocijo y emoción, pero no nos engañemos, es ir a misa. HGO es nuestro mártir, en vez de una cruz en la espalda, viste su máscara antigas al frente, el Eternauta es su Testamento y hasta se puede decir que tiene sus apóstoles. Norberto me dice que pare de forzar la analogía que en cualquier momento me voy a poner a buscarle una María Magdalena y arruino todo. Pero el tipo se sacrificó por sus ideales y si bien el montonerismo nos resbala a la mayoría de sus acólitos, si nos sentimos cercanos a su humanismo y más aún a sus historietas. Una gran proporción de nuestro sentido común historietísco fue fundado por él. La forma bruta de nuestras nociones de lo que es la historieta argentina, de cómo se cuenta una historia, y hasta de como se dibuja, fueron inauguradas por HGO. Y cincuenta años después, a cada rato, ante la duda, volvemos a la fuente.
Ir a misa no tiene nada de malo en sí, es sano incluso, mientras el acto sea sincero y no un reflejo condicionado. Pero ese es el tufillo general que encuentro en la mayoría de las crónicas que han ido apareciendo en los medios que se hicieron eco del 50° Aniversario del Eternauta, y del 30° aniversario de la desaparición de HGO. El ejemplo-colmo de este fenómeno es la exigua columna que le dedicó la revista Ñ al tema. Está escrita como si los lectores de Ñ no tuvieran idea de qué fue y es El Eternauta, ni quién fue su creador y cómo terminó. Puede haber sido una subestimación por parte del comentarista de turno, cuyo nombre no recuerdo ni me importa, pero tengo el miedo íntimo de que haya hecho lo correcto y que al fin y al cabo, para el público de Ñ, Oesterheld, su obra y su tragedia, no merezcan más que esa columna, algo que repase someramente los tramos principales del nuestro evangelio, bien digerido, casi de definición de diccionario enciclopédico. Norberto me dice que en el post anterior decía que la historieta está siendo legitimada a velocidad luz y que ahora me contradigo con total impunidad, quejándome de la poca bola que le dan al tema en los medios. Pero Norberto no entiende que lo me preocupa es otra cosa.

Casi no existe una mirada crítica del Eternauta. Claro que me refiero a la crítica en el sentido amplio, no en salir a buscarle las manos torcidas a los dibujos de Solano. Una mirada crítica que analice a El Eternauta en tanto obra, antes que mito. Sea desde la semiótica, la historia cultural o lo que venga. ¡Algo! Sospecho que se descubrirían cosas que tanto los oesterhelianos más necios, como los revisionistas de cejas suspicaces podrían disfrutar y debatir.

Ojo, me consta que no es que este tipo de escritos no se estén realizando. Convivo con una prueba viviente de ello. Hay varias tesis de licenciatura, maestría y doctorales, en proceso o terminadas, que o bien toman a Oesterheld como tema principal, o al menos lo rozan tangencialmente. Pero es medio triste que tengamos que depender de la Academia. Norberto me dice que el campo crítico de la historieta argentina es casi inexistente, que estoy diciendo boludeces, y que mejor hubiera dedicado este post a hablar maravillas de Estupefacto de Lucas Varela, algo novedoso, refrescante, sin tanto bajón intertextual.

Yo, menos descreido, espero que la sutil primavera de editoriales y publicaciones dejen un espacio abierto para que un campito crítico se vaya formando. Algo chiquito, una canchita de barrio, un metegol. Ahora apenas si habemos un par posteando cositas en blogs y gracias.

Pero hay otro aniversario mucho menos trascendente, pero no por eso soslayable: hace diez años se formaba la Asociación de Historietistas Independientes (AHI). Para el próximo post, prometo tocar el tema, aún corriendo el riesgo de aburrir a la mayoría de la ya por sí discreta concurrencia.

Para mirar un poco, una página de "El Espejo Viviente", hecha para la Eura, con dibujos de Leonardo Pietro.

Amén.





8 comments:

  1. No me extraña que la Ñ expliqué que es el eternauta. Nadie en mi familia lo conoció ni escuchó nombrarlo. Y eso que trate por todos los medios de encontrarles algún recuerdo mínimo en su subconciente.

    Y dudo mucho que siquiera el 50% de mis compañeras de facultad lo sepan. La historieta es muy poco masiva.

    En fin. Esperaremos los análisis correspondientes de la obra a los que nos interese.

    ReplyDelete
  2. Vivimos en un mundo en donde hay gente que no conoce a Andy Warhol (te alarmaria el numero de gente que conozco, que no conocen ni su nombre ni su trabajo) asi que no me sorprende que el tema "eternauta" se lo trate tan superficialmente. Todas las notas que lei sobre El eternauta parecian sacadas de internet (esa internet idiota que no aporta mucho). De hecho creo que todas las notas nacionales que lei sobre historietas en multimedios trataban el tema muy superficialmente. Me parece, tambien, que aplaudir el hecho de que se mencione al Eternauta o a la historieta en los medios, es aplaudir al desgano de los periodista u opinologos varios que aparecen. Hubo un tiempo en que la historieta era una manera de expresion "abrazada" por la mayoria de la gente. Porque no pedir el respeto que se merece esta forma de expresarse? porque no reclamar por el respeto que se merece El Eternauta? Porque no reclamar el respeto que se merece la memoria de Oesterheld? Repito que el hecho de aplaudir que la revista Ñ haya publicado una columna sobre El Eternauta y Oesterheld tan pobremente como lo hizo es bajar las manos y aceptar que la historieta nunca va a ser lo que fue.
    Espero no haber sonado muy "predicador".

    Saludos
    P

    ReplyDelete
  3. Señor Profesor:

    Realmente, la masividad me parece un tema que ya me tiene un poco harto. Hya un monton de cosas que no son masivas y no por eso pierden ese valor que tienen.

    es mas, no creo que mucho de los temas que toca la Ñ sean masivos, mas alla que la Ñ sea la revista mas vendida del pais segun algunos datos que estuve leyendo por ahi.

    yo no lei a saer, ni escuho a miles davis, ni tampoco se que numero tiene en la espalda messi. En el campo de las historietas, hay autores que jamas voy a leer, por ejemplo a moore. pero eso si, lei el cantar de roldan, se quien sully goldfarb, trenton hassell juega en minesota con la 23 y sfar se llama joan.

    por lo tanto, no me preocupa la pobre exposicion de informacion gracias al exceso de informacion. Tambien, habria que preguntarse porque la historieta se merece esa pobreza cuando se escribe de ella. PEro eso es un tema que vendria a hacer como la mishna de esta biblia (si vos hablas de ir a misa, yo puedo utilizar elementos hebraicos a la hora de escribir?).

    Ahora, lo que realmente decis sobre la critica al eternauta es verdad. Un analisis de la obra de oesteheld serio seria genial. Mas alla de su vida como militante politico que tambien un poco me harto. La historieta necesita volverse mas critica consigo misma, de la misma forma que un pendejo como yo piensa como levantarse a una mina. por fin saldriamos de esa eterna adolecencia que tanto nos pega en las bolas.

    ahora que termino de escribir, espero gustoso el repaso de los 10 años de la ahi. se van a volver a juntar? vuelve arkanov?? domingo basket???
    saludos.
    brian.

    ReplyDelete
  4. ¡Muy buen post!
    Capaz que te lo encarajina la referencia a Ñ, porque el proyecto de Ñ parece ser que tampoco exista un campo crítico para la literatura: que las producciones culturales sean un mercado de bienes equivalentes (todos anodinos e intercambiables).

    La nota de Ñ tiene que ver con el hecho de que en muchos medios, sobre historieta cualquiera escribe cualqueir cosa. Porque en Ñ hablan de ignotos artistas plásticos que sin dudas son menos conocidos que HGO. Nunca el problema es "voy a ser extar básico porque nadie lo conoce".

    ReplyDelete
  5. Oooootra cosa:
    El problema con HGO es que el Proceso quebrò el recorrido de una obra. (Es una consecuencia más que menor, pero una consecuencia al fin).

    Sería buenísimo que estuviéramos haciéndonos los jóvenes avant garde contra HGO, como debe ser la relación en todo campo artístico entre ingresantes y consagrados.

    ReplyDelete
  6. La revista Ñ no necesita andar explicado quién es Washington Cucurto.
    Y Cucurto es un genio, pero no llega ni a un asomo de lectores que el Eternauta.

    Pero el tema, en el fondo, es, me parece, sacudirnos la melancolía idiota, leerlo, disfrutarlo, pensarlo, repensarlo, pero nodejar de leer, releer y repensar los dibujos de Pietro que hay ahí abajo. Estoy medio cansado de chuparle lo más que se pueda a un cadaver, prefiero quedarme con los nenes que no se preocupan demasiado y juegan en el funeral.
    (Tomá, te gané con la analogía forzada.)

    ReplyDelete
  7. diego, porque siempre t haces el neustad..? le copias el doña rosa, faltaba mas, tremendo guionista! (jajaj broma)

    ReplyDelete
  8. será por el aniversario del eternauta, como me dijo una amiga que está nevando en todos lados?...

    nosotros somos V de Viñeta, de Córdoba, también nos juntamos y tratamos de divulgar esto del comic en la ciudad y que se acerque gente...
    hacemos muestras y fanzines...

    pasá por nuestro blog!...

    La Pelada

    ReplyDelete