9.11.16

Nueva Temporada


Trump presidente. Por fin. Milagro.

Luego de más de una década sin nada qué contar, sin demasiadas referencias, sin grandes momentos. Sin acontecimientos que entusiasmen lo suficiente como para prender la tele una semana tras otra. Estuvo la crisis del 2008, wallstreet y sus inversiones subprime, el subsiguiente y escandaloso bailout del inmaculado Obama, y luego, como actor invitado, el fugaz movimiento de Occupy. Poco y nada. Argumentos conocidos con personajes demasiado prudentes y previsibles.

Todo muy lejos del apocalipsis. Entonces cambiamos de canal y nos atiborramos de series y películas sobre el fin del mundo, especialmente de la variante que incluye zombies, porque no hay nada más placentero que matar al pasado, lo previo, lo enfermo de historia, de un escopetazo en la cara. Que vuelen los coágulos por el aire, libres y finales. Y empezar de cero, con los nuevos capítulos.

Algún día queremos ver a los personajes armar una nueva sociedad, juntar leña, criar ganado y montar la empalizada alrededor de la aldea. Y defenderla a tiro limpio, guiados por las nuevas costumbres y el capricho del momento. Todo más natural, más fresco y sano que los sistemas democráticos, el estado de derecho y la jurisprudencia. El humano al viento, en la tierra, librado a su suerte y los elementos. Como siempre fue y como debe ser ahora.

Para nuestra suerte luego vino ISIS y le dio un poco de curry picante al kebab de la rutina que sigue girando frente a la estufa. Vemos los capítulos uno detrás del otro, el de Chary Hebdo, el de Bataclán, los degollamnientos en Adobe Premiere, el camión de Niza, niños sirios ahogados y algún ocasional mass shooting en escuela yanqui. Un esfuerzo encomiable de producción, pero tampoco para tanto. Esta temporada no termina de gustar al público, que se va a la competencia y se suscribe a Netflix, a HBO Go, a Pirate Bay. Los desfiles siguen sin pasar por nuestra ventana. En los televisores del midwest americano los negros pobres acribillados por la policía se destiñen, la sangre es menos roja, de última, no es nada fuera de lo normal, de lo previsible. Es claro que se necesita un personaje salvador que haga estallar el rating de la realidad.

Y entonces vino Donald. Por fin. Milagro.

La mejor promesa de campaña de Trump no fue el muro con México, la canilla libre de pussygrabbing o sus besos de lengua con Putin. El nuevo malo de la temporada a estrenar promete hechos. Acontecimientos. Con Donald, algo va a pasar. No habrá que seguir refiriéndose al 11-S para recordar aquella última gran escena fundamental de nuestra serie favorita. Quince años es demasiado tiempo. La deuda histórica se está volviendo insoportable. Hay que vender suscripciones a la realidad o nos caemos al precipicio, al hueco infernal de la normalidad eterna. La pantalla negra.

Con el nuevo personaje tenemos una sola garantía: algo va a pasar. Hay que mirar, sí o sí. Es obligatorio. No te podés perder el nuevo capítulo. Tu vida depende de eso. Nadie sabe nada. No hay spoiler posible. Eso es lo genial. Vino Donald y se llevó puesto el sistema como nadie. No lo destruyó, claro que no. Vino, lo trepó en un par de meses, llegó a la cima y le clavó en el ojo su bandera con TRUMP bordado en oro ruso. Y así coronó su victoria sobre el 95% del mass media, sobre el sentido común hollywoodense, sobre las tradiciones de ambos partidos políticos, sobre el american dream post clonazepam, sobre el andar cansino de la corrección política y, especialmente, sobre lo que quedaba, para bien o mal, de la buena decencia del siglo XX. Todo aquello que se suponía integrado a fuego durante cien años de guerras mundiales y crisis capitalistas. Todo está en tela de juicio.

Más de la mitad de los americanos dijeron basta al sentido común occidental y de esa forma se unieron en perfecta armonía al coro donde ya resuenan el Brexit, Le Pen, los integristas islámicos y los neo-soviéticos de Putin. Todos clamando por que empiece la Nueva Temporada de una vez. Pero hacía falta un nuevo malo protagónico. Una novedad. Algo original. Que llene los titulares.

Siempre supimos que el Liberalismo era una mentira. No es que no le creyéramos a la izquierda, a la revolución. Es que la salida por izquierda no es ni remotamente tan sexy como la salida por derecha. El fin del sentido común no se trata de defender los derechos de las minorías, por el contrario, se trata de abolirlos. Se trata de darle permiso al guionista para que sus personajes gordos, barbudos y en chaleco de cuero, salgan en Monster Trucks a ametrallar mejicanos ilegales, embanderados en la Segunda Enmienda, mientras los hongos nucleares rusos se llevan puesta Greonlandia, solo para ver que pasa si se derrite el hielo de una puta vez. A ver si viene el gran Huracán que tantas veces nos prometieron y nunca nada.

Y si tenemos que morir todos en un megafestin al mejor estilo GTA de hueso y músculo, que así sea. Para eso somos extras. En nombre del nuevo sentido común, del reseteo cultural, a ver si en la próxima mano no nos vuelven a dar las peores cartas. Con suerte, capaz podemos ser algo más que uno de los millones de extras cuyas escenas terminaron cortadas.

Y ahora, durante la tanda comercial, tenemos que ver a los periodistas sensibles y a los cínicos, a los ejemplares más prolijos de la CNN, a los encuestadores de corbata gris, a los cagatintas de toda la vida, explicando porqué perdió Hillary, cuando antes se la pasaron explicando porque iba a ganar. Pero no, minga. Se destinaron ellos solitos a morir en el olvido de la trama. Nosotros ya tenemos al Rey Zombie, al nuevo Lex Luthor, a nuestro Lanister de Cobre, para garatizarnos que queda historia por contar. Porque, desde que el mundo es mundo... sin conflicto no hay historia.

Y siempre es preferible que la película termine con un final a toda acción y muerte, que en un loop eterno de escenas aburridas, de charlitas mal emocionadas y miradas perdidas en el piso. Esas son las historias que valen la pena. Las que hacen sufrir a los buenos una y otra vez, hasta lo indecible, para eso son los buenos. Como Donald, esas historias saben mantener la incógnita hasta el final . Y más allá también.

Empezó la Nueva Temporada de nuestra serie favorita. La única en la que figuramos en los títulos, gracias a nuestros brevísimos cameos. La serie se puso buena. Cambiaron los guionistas. Los nuevos son unos hijos de puta. Ahora sí que vale la pena prender el televisor.

Llegó Donald. Por fin.

Milagro.


DA

Colaboraciones en Heavy Metal


 


Este año empecé a colaborar con la mítica revista Heavy Metal. En esta nueva etapa cuenta con la coordinación artística de Grant Morrison. Ya se han publicado tres historias:

-Dream and Pills, en la #279, con dibujos de Tumburus.
-Géneros, en la #283, con dibujos de Pietro (aparecida en la Fierro)
-Regalo de Navidad, en la #284, con dibujos de Ippóliti (aparecida en la Fierro)

Espero contar con más historias del agrado del gran guionista escoses, así esta colaboración se extiende todo lo posible. Nada de esto hubiera sido posible sin la intervención de R. Llarena. Gracias Ricardo!

D.A

17.6.16

Diagósticos. Publicado en castellano por La Cúpula.


Luego de publicarse como una serie de unitarios en la revista Fierro y en forma de libro en Francia por Tanibis, finalmente llegó la tan postergada edición en español. Y quien se encargará es nada menos que la legendaria "La Cúpula", la editorial que hace más de diez años me dio mi primer trabajo pago: un unitario erótico para la extinta revista Kiss Comix. Es un verdadero gusto poder volver a publicar con ellos, y mucho mejor si es junto a Lucas Varela. Lamentablemente es muy difícil hacer coincidir en el tiempo ediciones paralelas en un mismo idioma, por eso es que por ahora no podrá haber una edición argentina. Esperamos durante años a que se concretara una edición local, sin suerte (el libro está terminado desde fines del 2011). A los interesados en leer Diagnósticos, les recomiendo hacerse del libro español, cuya edición es hermosa, o bien recurrir a los viejos números de la Fierro donde han ido apareciendo: Afasia (Nº 26), Claustrofobia (Nº 33), Agnosia (Nº 59), Sinestesia (Nº 61), Prosopagnosia (Nº 62), Akinetopsia (Nº 79).

25.4.16

Preventa de Edén Hotel. Edición argentina por Historieteca.


Finalmente, luego de varios años de espera, llega la edición en formato de libro de Edén Hotel. La edición original fue hecha por Casterman en el 2012, para luego ser publicada como serial, y en blanco y negro, en la revista Fierro. Ahora llega la edición definitiva en castellano.

Para aprovechar la preventa solo hay que pasar por aquí: http://nuevahistorieta.mitiendanube.com/editoriales/historieteca/edenhotel/
Elegir el método pago y listo.

Sinopsis:
Argentina 1941. Ernesto Guevara de la Serna y su padre, Ernesto Guevara Lynch, son miembros de Acción Argentina, un grupo de intervención antifascista. A ochenta kilómetros de su ciudad, Alta Gracia, se situa el fastuoso Eden Hotel, una antigua y aristocrática residencia que al comenzar la Segunda Guerra se ha convertido en un búnker de los nazis locales. Hay indicios de que desde allí se está orquestando una eventual invasión a Latinoamérica, pero para poder denunciarla, Acción Argentina necesita pruebas. Así es como Ernestito y su padre, junto al General Jurado, vivirán una aventura ficcional, pero basada en hechos muy reales.

3.2.16

Abierta la Inscripción del Taller de Guión de Historietas 2016



Un nuevo año laboral comienza y con él, los nuevos grupos del Taller de Guión. Para conocer más sobre los contenidos, programa y costos, pueden entrar a http://diegoagrimbau.blogspot.com.ar/p/taller_11.html. Para otras consultas o directamente para solicitar un Formulario de Inscripción escribir a diegoagrimbau1975@gmail.com.

Las clases se dan en el aula del Estudio Gráfico Tourmalón, zona microcentro. Los espero!

Diego

24.8.15

Taller de presentación de Carpetas en Comicópolis: Guionistas y Autores Integrales




Voy a estar coordinando uno de los talleres de presentación de carpetas. Será el viernes 4 a las 17hs. PAra inscribirse ingresar ACÁ. Para más datos, dirigirse al facebook de Comicópolis.

Guía de lo que buscan los editores invitados:

Louis-Antoine Dujardin (Dupuis) :
Dupuis es una editorial mainstream, uno de los sellos más antiguos de los que hoy publican historieta en Europa. Algunos de sus títulos más conocidos son Spirou, Largo Winch y El Fotógrafo.
Como editor, busco proyectos nuevos y artistas para estas series ya establecidas. Tienen que ser profesionales de alto nivel.
Dupuis publica aventuras clásicas, aventuras humorísticas y comics 100% humorísticos, para todo público. Hay series para chicos, para adolescentes y para adultos.
La línea Aire Libre es más selecta, y publica novelas gráficas con más impronta autoral, que transmitan algo único.Estamos buscando artistas de alta calidad para nuevas series, que sorprendan tanto con el diseño de personajes como de secuencias. Y también artistas para series de humor.

Bobby Curnow (IDW):
Me interesa interactuar con los autores locales y darles consejos a los que quieren publicar historietas y novelas gráficas. Me interesa conocer a dibujantes que quieran trabajar con superhéroes y ver proyectos de novelas gráficas.

Emilio Bernardez (La Cupula):
Es editor de comics, especialmente en su variante de novela gráfica. Está interesado en proyectos de novelas gráficas.

Heloise Guerrier (Astiberri)
Astiberri es una editorial de cómics y novelas gráficas que desde su nacimiento en 2001 mantiene una política de contenidos orientada a un público adulto y no necesariamente habituado a la historieta. Su principal línea de trabajo, que se ha vuelto su sello de marca, es la edición de obras con notable peso literario por parte de autores con un origen básicamente hispano, francófono o anglosajón (Paco Roca, Guy Delisle, Craig Thompson, Jason…). Está interesada en proyectos de novelas gráficas.

Wang Ning (Beijing Total Vision)
Es una editorial privada, fundada en 2004. Su principal negocio es la publicación de historietas: compran licencias de comic extranjero para editar en China y generan proyectos con artistas chinos para exportar a otros mercados. Además de contratar artistas para que creen y dibujen comics, producen exposiciones, entrenan a jóvenes autores, brindan servicios de consultores, etc. Están interesados en proyectos de novelas gráficas.

30.7.15

Nueva Historieta 3: FIEBRE. Dibuja: Patricio Delpeche.


Historieta breve con un personaje muy parecido a Johnny Rotten, barbijos, canapés, habanos y chancros sifilíticos. De próxima aparición en conocida antología del medio local.

Nueva Historieta 2: SIN TÍTULO AÚN. Dibuja: Pablo Túnica.


Proyecto con gente con cabeza de perro, aires acondicionados, fotocopiadoras, princesas del espacio y galanes románticos.

Nueva historieta 1: HOMOBOT. Con dibujos de Juan Manuel Tumburus.



Nuevo proyecto con robots, pastillas, camisas hawaianas, sadomasoquistas y chicas enmascaradas.

9.2.15

Feliz Aniversario: ¡Diez años de Taller de Guión!



Un balance de aniversario:

Se cumplen diez años desde que comencé con el Taller de Guión. Transcurría la mitad del 2005 y hacía pocos meses que había dejado mi trabajo como redactor creativo en una agencia de publicidad. Por aquel entonces recién había salido la Burbuja de Bertold en Francia y ya era un colaborador permanente de la Kiss Comics. Dentro de todo me iba bastante bien, pero aún así, pronto me di cuenta de que para poder hacer del guión de historieta un sustento de vida, iba a tener que apuntalarlo con la enseñanza. Yo ya contaba con alguna experiencia docente, ya sea como profesor de inglés y lengua o como coordinador de talleres literarios. Pero enseñar "Guión de Historieta" no era lo mismo. No había un libro, un manual, al cual aferrarse. Así es que tuve que ir armando el Programa con el correr de las clases. Más de una vez tuve que improvisar, hacer uso de la prueba y error, evaluar si las clases y ejercicios eran realmente efectivos. Con cada año el Programa fue mutando. Eso me permite actualizarlo, y a la vez, mantenerme alerta, no acomodarme a lo que ya conozco. 

Aquellos alumnos pioneros: Brian Jánchez, Jorge Guillermo Palomera, Hernán Carreras, Diego Tarallo, Hernán Katchadourian, entre otros, fueron valientes en confiar en mí. Años más tarde entré a trabajar en la Universidad de Palermo y en la Escuela Ola y los alumnos se fueron sumando. Muchos se organizaron en colectivos de trabajo como El Hotel de las Ideas, hoy transformada en una de la editoriales independientes más activas. Otros siguieron solos. Junto a los guiones también se acumularon los premios y distinciones. En los últimos años ya me resulta normal encontrar muchos nombres conocidos en las listas de ganadores de los concursos nacionales. En todo este tiempo han pasado cientos de alumnos, cada cual con sus historias e inquietudes. A todos intenté ayudarlos a construir sus relatos, a darles forma y sobre todo, a conocer mejor el medio expresivo que eligieron, el lenguaje secuencial y sus infinitas posibilidades. 

Ya son muchas las obras que, luego de pasar por las revisiones del taller, han logrado ser publicadas. Y muchas otras están por llegar. No puedo evitar un golpe de orgullo ajeno con cada historieta publicada o premiada, y tengo claro que el mérito es todo de ellos, de sus autores, quienes en algún momento confiaron en mí para abrir el campo de posibilidades, para ayudarles a pensar sus historias y dominar el medio en el que eligieron desarrollarse.

Un nuevo año comienza y con él, un nuevo grupo y nuevas historias. Y yo ya quiero empezar. Porque si bien requiere de un gran esfuerzo y tiempo de mi parte, el taller ya es una forma más de mi trabajo, tan natural como lo es escribir. Vamos a ver qué sale. 

D.A

Pd: En el nuevo grupo todavía quedan vacantes! Así que cualquier interesado solo tiene que escribir a diegoagrimbau1975 @ gmail . com. Lo pongo así porque los robots nos están vigilando. Si no los metemos rápido en un guión, se van a salir con la suya.