27.7.09

Guayaquil

Panorámica del evento

Bien, aquí estoy, de vuelta luego de una semana maravillosa en Guayaquil. Viajé sin tener mucha idea de qué podía esperar así que todo fue sorpresas y descubrimientos. Trataré, en este breve informe, de ser lo más fiel posible a mi experiencia, para poder compartirla con todos aquellos a los que les interesa el estado del cómic en el resto del Latinoamérica.

Encontré a Ecuador, y particularmente a Guayaquil, en una situación muy diferente a la que se vive en cualquier otro país donde he sido invitado. Ecuador no posee una historia y tradición historietística tan extensa como la de Argentina, para bien o mal. En mi experiencia sé que una historia pesada como la nuestra, como toda herencia, puede ser nutritiva y valiosa, pero también puede ser un ancla para el desarrollo. En cambio, en Guayaquil, mi sensación era que lo mejor todavía está por pasar. La historia recién comienza a escribirse.

En los últimos años se ha producido un gran cambio que ha incentivado la creación y la difusión de la historieta desde diversos frentes. Uno de los hechos más importantes es la creación de Comic Club de Guayaquil, una entidad que aúna a autores y aficionados, que es la principal responsable de organización y la ejecución del evento que se realiza cada año y de muchas otras actividades mensuales. Durante mi estadía pude conocer su trabajo y colaborar con ellos brindando talleres, charlas, o bien compartiendo mi experiencia como autor.


Taller de guión

Por otra parte, me sorprendió la gran atención que recibe la historieta desde la Municipalidad de Guayaquil, gracias a su Director de Cultura y Formación Cívica, el arquitecto Melvin Hoyos. El trabajo en conjunto entre la Dirección de Cultura junto al Comic Club, es un ejemplo perfecto de lo que se puede lograr cuando el estado colabora con las instituciones civiles e independientes. Y los resultados están a la vista. En este importante aspecto, están mucho más avanzados que Argentina. Además del propio evento que se realiza por quinta ocasión, otros dos proyectos merecen ser reseñados:

La Comicteca:
Por un lado, dentro de la Biblioteca Municipal, se ha creado “La Comicteca”, es decir, una biblioteca de cómics. Fui a visitarla un día casualmente y encontré a varias personas leyendo todo tipo de historietas. En seguida me informaron que es algo que sucede todo el tiempo, desde que abre sus puertas hasta el momento del cierre. La creación de la Comicteca había tenido varias consecuencias inmediatas: desde un notable incremento de asistencia de público en general a la Biblioteca, hasta la creación de eventos mensuales que festejan diversos aniversarios que se van sucediendo todos los meses: la aparición de Popeye, la primera edición de Batman, etc. Una idea genial, digna de ser emulada. El catálogo está bien nutrido y todo el tiempo se actualiza gracias a un presupuesto especialmente designado y a las donaciones de particulares.
Para conocer un poco mejor la Comicteca de Guayaquil, pueden cliquear AQUÍ.

Comicteca de Guayaquil

Colección “Memorias Guayaquileñas”:
Por otra parte, la Dirección de Cultura y Formación Cívica, ha emprendido la edición de una colección de historietas sobre diversos episodios de la rica historia de Ecuador y específicamente de la ciudad de Guayaquil. La colección ya consta de ocho números que van cubriendo diferentes episodios, desde la fundación de la ciudad hasta las múltiples invasiones piratas. Todas las obras están realizadas por autores ecuatorianos, a quienes se les paga (y muy bien) por su trabajo. La colección tiene una tirada de decenas de miles que se reparte por todo Guayaquil, ayudando a incentivar la lectura y el conocimiento general de la historia del país. Además, esta colección sirve para fomentar y ayudar en el desarrollo y profesionalización de muchos de los mejores historietistas ecuatorianos como Kléber Flores, Alfredo García o Lex Campuzano, por sólo nombrar algunos de los autores involucrados en esta iniciativa.

Colección "Memorias Guayaquileñas"

Y más allá de las iniciativas promovidas desde la municipalidad, pude encontrarme con muchas revistas realizadas por particulares, algunas cercanas al fanzine, otras ya cercanas a un nivel profesional. Entre otras se destacan la revista Leyendas capitaneadas por Mauricio Gil y Eduardo Onetto, la excelente antología 9th Zone de David Mendez y Adrián Peñaherrera, así como Rocko de Erick Álava. También pude conocer el trabajo de dibujantes destacables, de mucha experiencia, como Ivan Guevara, Jd Santibañez, y Pako Pincay. Durante el evento hubo un taller permanente donde chicos de todas partes podían dibujar y mostrar sus trabajos. Se realizó un concurso del cual yo fui uno de jurados, donde se premiaron ilustraciones de gran nivel. Entre los muchos que pasaron por el taller permanente, me llamaron la atención dos dibujantes muy jóvenes cuyos trabajos son más que promisorios, Carlos Robalino y Juan Link 661.

Taller de dibujo de Carlos Lévano

Para más datos sobre la historieta en Guayaquil, aquí pueden ver una entrevista que le hice al Director de Cultura y Promoción Cívica de la Municipalidad de Ecuador, el Arquitecto Melvin Hoyos, el principal responsable de que exista tanto el evento, como la comicteca y la colección de Memorias Guayaquileñas. Después de hacerla no pude más que rezar una plegaria, para que algún día, algún funcionario argentino dedicado a la cultura, tome su ejemplo, aunque sea en parte.

video


Melvin lo ha dicho todo. La conclusión es clara: cuando se pone a la historieta entre las prioridades de la agenda cultural y educativa del estado, los resultados son excelentes. La experiencia de Guayaquil es una prueba contundente. Que se sepa.

Agradezco infinitamente a todos los miembros del Comic Club que me hicieron sentir como en casa durante una semana, y que además nos llevaron a comer, a pasear por los malecones, a comer, a conocer el patrimonio histórico ecuatoriano, a comer, a ver tortugas galápagos, a comer, etc. Habrá que volver.
Y comer.

Saludos.
D.A.

Pd: Véanme pasándola bien AQUI junto a Mauricio, Cindy y mis compañeros de viaje, el dibujante peruano Carlos Lévano y Hugo Núñez, el intérprete de “Nelson” en los Simpsons. Ah-Ja!

6 comments:

  1. Que grande Diego! Haciendo escuela!Y que bueno todo lo que contás, se nota que ha sido una gran experiencia, te felicito!
    Te mando un abrazo grande.

    ReplyDelete
  2. Interesantísima la crónica, Diego. Gracias por compartir, como siempre.
    Tuve oportunidad de viajar a la Feria del Libro de Venezuela y al Festival de la Cultura de Brasil y, si, como vos volví pensando sobre lo que pasa acá. El porqué no se dan estas movidas estando todas las condiciones dadas.
    Eso.
    Que habrá que esperar.

    Saludos!

    ReplyDelete
  3. Brabaro, Diego,
    Si todos los artistas tuvieran este cariño con quien los promociona...!

    ReplyDelete
  4. Muy interesante, y me pongo en campaña para hacer que se sepa, como bien decís ahí.

    ReplyDelete
  5. Que tal Diego, te escribe Kleber Flores de acá de Guayaquil, que pena no haberte conocido pero será en otra ocasion que charlemos de cómics, queria agradecerte por haber incluido mi blog en esta bitacora y felicitarte por tan bonito articulo sobre mi ciudad, te animo para que revises una de mis últimas paginas de cómic que estoy laburando en este momento es un proyecto particular sin editorial todavia que la compre seria genial una recomendadcion tuya.
    Gracias de nuevo y un saludo enorme a esa gente que trabaja en este mundillo del cómic.
    En especial a Lucas Varela un gran amigo mio.

    ReplyDelete
  6. Gracias por poner mi blog.

    ReplyDelete