1.5.12

Premio Ñ de historieta para "Reparador de Sueños" de Matías Santellán y Serafín.

Hace varios años, allá por el 2006 (creo), comenzaba un nuevo grupo del taller de guión. Yo estoy orgulloso -de tan acostumbrado- a mi mala memoria, pero creo que entre los que acudieron el primer día estaban Kachas, Guille Palomera,Alejandra Niamh, Leo Rubio y muchacho llamado Matías Santellán. Callado, serio, no hablaba demasiado, pero sí recuerdo la buena impresión que me dejó una idea que me contó sobre una ciudad colmena, hexagonal, donde los sueños se reparaban con máquinas. Vino un par de clases y no volvió más, algo muy usual entre los nuevos alumnos. Algunos de sus compañeros siguieron, otros dejaron, otros volvieron. Mientras yo hacía un guión para que dibuje el padre del muchacho, Eduardo, uno de mis dibujantes más admirados en mi temprana juventud, aquel Santellán de las mejores tapas de la última Skorpio y de la Trix, entre varias otras publicaciones. Me acuerdo de preguntarme por algún caso en el que un gran dibujante engendrara un gran guionista. No pude pensar en ninguno. Dibujantes que tienen hijos dibujantes está lleno. Pero hijos guionistas... no. Ninguno.
El tiempo pasó. Cinco años más tarde, el muchacho, Santellán hijo, Matías, volvíó al taller, en este caso en la Escuela Ola. Y consigo trajo varios guiones nuevos. Enseguida noté el gusto que compartíamos por la ciencia ficción que toma por escenario a una ciudad, un poco al modo de François Schuiten y sus Ciudades Oscuras. Incluso hablamos de los nombres de nuestras ciudades, obvios pero inevitables. Nos gustan así, qué le vamos a hacer: la Polenia de Reparador de Sueños, la Promothia de Fergus, la Butania de La Burbuja de Bertold. En determinado momento apareció Reparador de Sueños, pero como historia corta, de cuatro páginas. Historia que por suerte sirvió de semilla para una muestra. La muestra fue a parar a manos de Serafin, un nuevo fenómeno del dibujo nacional, y la mandaron al Concurso de Ñ, el más certamen importante de nuestras pampas. El resto es historia reciente: ganaron. Librazo editado por De la Flor, presentación de lujo y campaña de prensa. No pude evitar pensar en su papá Eduardo y el libro que, lamentablemente, no pudimos hacer juntos. De alguna forma, Reparador de Sueños, con ese nombre, trae algo de justicia. Hoy espero ansioso ir a la Feria para hacerme de mi ejemplar y volver a leer esta gran historia. Y mientras espero por los nuevos libros de Matías, que indudablemente, más temprano que tarde, llegarán.

Y por cierto, hoy martes 1 de mayo, a las 18:45hs, voy a estar disertando en una charla sobre Novela Gráfica. También participan  los señores Alejandro Farías, Salvador Sanz e Iñaki Echeverría. Modera Andrés Valenzuela. En una sala que tiene un nombre muy sci-fi: el Espacio Futuro.


2 comments:

  1. Lindo texto para la ocasión se ha mandado Agrimbau.
    saludos
    pd: hace poco tuve la suerte de leer la burbuja y el gran lienzo, dos maravillas!

    ReplyDelete
  2. gracias Diego, este texto emociona. Un abrazo!

    ReplyDelete