19.3.08

ANTOLÓGICAS – SEGUNDA PARTE



Antes que nada, una salvedad. Le tengo un poco de bronca a la Fierro. Y esa bronca no tiene nada que ver con las historietas que publican, sino con las que no publican. Entre ellas, la que está ahí arriba, algo que hicimos hace tiempo junto a Julián Totino Tedesco. Antes hice otra con Dante Ginevra, que luego de más de un año de espera decidimos publicarla en otro lado. Pero no fuimos los únicos puestos a esperar indefinidamente, sé de muchos otros historietistas en la misma situación. El problema no es que prioricen otro tipo de historietas antes que las que hace uno, algo que obviamente está dentro de su legítimo derecho, el problema es que soliciten y aprueben material para luego postergar muchos meses su pago y su publicación. Esto debería solucionarse pronto y sencillo: contratos por colaboración. Contratos detallando fechas de entrega y pagos. Nada más. De ese modo, si por contrato queda establecido que mi historieta tiene como plazo para publicarse el 15 de junio de 2014, me puedo quedar tranquilo esperando y me ahorro la incertidumbre. La Ravista Bastión, con muchos menos recursos que la Fierro, se manejaba de este modo, el correcto.

Pero yo me di el gusto, allá por el número cinco, de publicar una historieta junto a Gabriel Ippóliti. Mis intentos posteriores de seguir colaborando con otros dibujantes no tuvieron la misma suerte, y dejó de interesarme lo suficiente como para dispensar tanta paciencia. Tal vez en el mediano plazo lo vuelva a intentar, pero por ahora… prefiero ser yo el que lo posterga, antes que ser postergado de prepo.

Fierro es una revista editorialmente caprichosa. Tengo una imagen mental de Sasturain divirtiéndose como loco con su juguete preferido. Poniendo y sacando, dando vuelta, dejando para después, haciéndola casi de taquito mientras se disfruta de la vida, con libros nuevos y protagonizando (antes que conduciendo) su programa de TV. Pero esa alegre displicencia con la que parece estar dirigida la Fierro, provoca oleadas en los ánimos de cientos de perejiles que como yo, soñaron alguna vez con verse publicados en sus páginas. ¿Parés hace una impresionante tapa con un Mano llorando? No importa, ponemos de tapa un cuadrito de Mandrafina ampliado. Sobran cuatro páginas, ¿ponemos a Terranova que está esperando hace meses? No, llamálo a Cachimba que mande CUALQUIER COSA, y listo. Claro, sólo es la impresión que tengo, compartida con muchos otros, pero no por eso menos hipotética.

Uno de los caprichos estructurales de la Fierro es insistir en un corpus de autores que SOLO publican o publicaron en la Fierro. Tuvieron su momento editorial en los ochentas y pasaron catorce años esperando para volver a reencontrarse con los quioscos: Cachimba, El Tomi, El Marinero Turco, Quattordio, Tati y alguno más. Esto no constituye algo criticable en sí, de hecho algunos de estos autores, puntualmente Cachimba y el Tomi, estaban dentro de mis absolutos preferidos de la época clásica. Muchos de ellos han publicado algún que otro libro en el exterior (el Marinero y Cachimba en Ponent, Quattordio en el under de EEUU, el Tomi en La Cúpula), pero está claro que sin la vuelta de Fierro es muy probable que no hubiéramos tenido muchas noticias de ellos. Las causas por las que estos autores no se alejan demasiado de la Fierro son diferentes, algunos no quieren o no les interesa, otros no pueden. Por cierto, me encantaría ver algo de otros que desaparecieron con la Fierro n° 100 en el 92’: Peyró, Pez y Maus.

Puntualmente:

Realmente creo que Cachimba perdió una apuesta o algo así. O está probando la paciencia de los editores. Parece un juego de quien parpadea primero: yo te mando cosas impublicables, pero yo te las publico igual porque me la re-banco. De verdad, no lo entiendo. Cabe preguntarse… ¿Publicarían las historietas de Cachimba si no las firmara Cachimba? Y esta pregunta será recurrente con otros autores y la respuesta que me doy yo solito es siempre la misma: NO. Eso se explica claramente con la petición de principio que hizo el mismo Sasturain al comenzar la nueva Fierro: elegir autores antes que historietas. Que termine la apuesta, que vuelva el viejo Cachimba, o un Cachimba nuevo pero que no dibuje enanos de jardín y pollos a repetición. Sus antiguos fans, agradecidos.

El problema con el Tomi es de otra naturaleza. Lo que está haciendo no difiere tanto de lo que hacía en los ochentas (y que me encantaba) a nivel conceptual. Muchos de sus guiones siempre fueron esta amalgama de poética de barrio, retruécanos y juegos de palabras. En ese nivel, al Tomi se le pasó la época. La carga erótica que tienen sus historietas, en los ochentas, eran legibles casi como un acto de protesta, era algo nuevo, una toma de posición. Ahora no. Desde la desaparición de la Fierro clásica, la visibilidad del sexo se ha multiplicado de forma tal que los hermosos culos que dibuja el Tomi ahora son anacrónicos, redundantes, más de lo mismo, una toma de posición antigua, sin razón de ser. Además, no le ayudó en nada el descubrimiento del Photoshop. Un lector sagaz, podría haber hecho el ejercicio intelectual de considerar al ochentismo de El Tomi como una forma de clasicismo (parecido al del la revista Magma, aunque con penes brillosos), pero se le complica mucho al enfrentarse el uso definitivamente torpe del photoshop. Toda la sensualidad y voluptuosidad del dibujo terminan arrastradas por el fango con un sinfín de burdos copy-paste. Imagino al Tomi pensando que “se sale con la suya”, que nadie se da cuenta de que repite los dibujos hasta el hartazgo. Por si fuera poco, extraño hasta el dolor, la caligrafía propia de el Tomi. Era uno de los mejores calígrafos de la Fierro clásica, cuando todavía rotulaba sus propias historietas. Su caligrafía terminaba de cerrar una propuesta estética, igual que como ocurre con Enrique Breccia. Pero ahora, sus historietas están rotuladas con la globalizada Comic Sans u otras no menos genéricas y agraciadas. ¿Se dará cuenta El Tomi como el simple uso de esa tipografía contradice muchísimos de sus postulados políticos? La distribución de los globos computadoriles, con sus apéndices yendo de acá para allá terminan de ensombrecer la propuesta. En conclusión, El Tomi sigue dibujando maravillosamente, sigue teniendo un uso poético aceitado, pero eligió la peor de las opciones para modernizarse: ahorrar tiempo con las funciones básicas del photoshop. Ojalá exista otro editor en el futuro que sepa señalarle estas cosas a El Tomi y que vuelva a hacer historietas sublimes como Polenta con Pajaritos, o aquellos unitarios de la Fierro clásica que todavía tengo en la memoria.

El último caso que quiero analizar de este sector de autores de la Fierro, es el del inefable Juan Carlos Quattordio. Y voy a dejar algo en claro de entrada, la historieta de Quattordio: ME GUSTA. Listo, lo dije. Pero antes de que empiecen a arrojar huevos al monitor, les digo que hay que tener en cuenta una enorme diferencia: una cosa es la historieta autobiográfica de Quattordio, y otra cosa es Quattordio en sí mismo. Muchas de las múltiples críticas que he escuchado sobre esta historieta, son críticas hacia Quattordio, la persona. Epítetos tales como: infantil, resentido, patético, egocéntrico, hecho mierda y muchos más de igual tenor. Yo lo conocí a Quattordio un día que acompañé a un dibujante amigo a la redacción de la revista “La Cotorra” (¿O era “La Murga”?), y me pareció un tipo simpático y atento. Ciertamente es tramposo endilgarle semejantes calificaciones por como él prefiere mostrarse en su propia historieta autobiográfica. Puede estar mintiendo, puede estar riéndose de todos nosotros, o no… realmente es como se muestra y su historieta es un acto de sinceridad demencial. Yo prefiero pensar esto último, hace todo más interesante. Otra cosa: Quattordio no dibuja mal. Tiene un estilo y una línea equivalentes, a nivel técnico, con la de múltiples autores under que disfrutan del respeto generalizado. Eso sí, pintando con el photoshop pierde bastante, definitivamente es mucho mejor en blanco y negro. Ahora bien, su historieta es un gran ejercicio confesional, sin filtros morales ni intentos por salir bien parado. Muchos elementos en los que se centran las críticas a su persona, la obsecuencia para con Sasturain, los insultos y brulotes proferidos hacia personalidades del ambiente, su jactancia obvia de cogerse a varias de sus alumnas y demás desastres constituyen al mismo tiempo un interesante acto de autosacrificio. Quattordio se representa como un tipo tan ingenuo como patético, y no tiene problemas en mostrarse tal como es. Es brutal y despiadado consigo mismo, a veces sin darse cuenta, a veces a propósito. El mismo colabora para confundirse con su alterego Jon, pone su foto, borronea los límites que impone la convención autobiográfica, se prende fuego en público para nuestro deleite o espanto. Quattordio está ahí, desnudo en su camita y todos nos reímos de él o lo insultamos o clamamos por su desaparición de la faz de la tierra historietística. Hay algo inevitablemente bello en todo eso. Si se compila “Jon” en libro, yo quiero la versión aumentada y autografiada con bilis amarga del mismísimo Jon Quattordio.

Bien ahora pasemos a “las otras”. Las otras historietas que, al ser mayoría, convierten a la Fierro en lo que es: una gran revista de historietas. Y sí amigos, pese a todo, eso es lo que es.

Son muchas las historietas que me han gustado en esta escasa veintena de números, entre otras cosas, todo lo hecho por autores como los de la Productora, Carlos Trillo, Lucas Varela, Lucas y Carlos Nine, María Alcobre, Gustavo Sala, etc. Destaco, en un párrafo aparte, a los autores revelación de este nuevo ciclo fierroso: los amigos (míos y entre ellos) Pablo Túnica y Juan Saenz Valiente. Podría escribir largamente sobre estos dos, pero no es esta la ocasión. Voy a centrarme en otras tres historietas, que me han resultado interesantes para seguir parloteando:

Calvi me sorprendió y mucho con Altavista. Esta historieta no se lee, se respira. Sin casi tener la secuencialidad que Mc Cloud llamaría “transición acción/acción”, está construida como un resumen de historias que serían imposibles de narrar en su verdadera extensión. Es claramente deudora de cierto sector de la Nouvelle BD, pero sin la vocación por construir una aventura clara, una epopeya. Yo la encuentro como un ensayo estilístico muy interesante, con mucha atención puesta en el tono y estilo de la voz en off. Por momentos Calvi busca confundirse con un narrador del siglo XIX y lo logra. Yo no entiendo como un tipo que vive cerca de mi casa puede escribir lo siguiente: “Esa noche cenamos gallina con pimentón cocida en ron, jugo de naranjas y caldo”. Podría haber dicho comimos “pollo asado y de postre, naranjas”, pero no, no hubiera sido lo mismo. En la redistribución de los térmimos aparece la época y el extrañamiento, el estilo. Cortázar decía que las novelas ganan por puntos y los cuentos por knock out, bueno… no. En este caso, Altavista es un cuento que gana por puntos. Es una colección de alegrías dispersas que me llevo conmigo al terminar la lectura. Y eso es otra forma posible de disfrutar una historieta.

Nocturno de Sanz es otro de las paradas imperdibles. Nocturno probablemente sea la mejor obra de Sanz hasta el momento, y eso es decir mucho. Todavía es temprano para dar un juicio final, apenas si hemos leído una parte, pero ya se notan los frutos del lento perfeccionamiento que ha hecho Salvador de muchas de sus estrategias narrativas. La narración secuencial está más clara que nunca, y no perdió un ápice de la espectacularidad de esos escorzos imposibles, de las fugas vertiginosas. Las historias de Sanz, hasta ahora, siempre tratan de la irrupción de mundos imposibles en lo cotidiano (Legión, Gorgonas, Desfigurado). Pero no recurre a las tópicas de género, no hay vampiros, ni hombres lobo: Sanz se inventa sus propios monstruos, y con el correr del tiempo, también inventa su propio género. Y los monstruos no acceden a nuestro mundo a través de espejos o placares misteriosos, otra vez, Sanz se descuelga con dispositivos muy originales, valga como ejemplo esa pileta llena de huevos batidos de Nocturno. ¿Cómo se le ocurre semejante cosa? En Nocturno el autor también ha terminado de pulir su propio uso de la voz en off y los diálogos, que en algunas de sus obras anteriores pecaba de ser un poco antinatural o demasiado cristalizada, proclive al diálogo automático. Es que el Sanz dibujante se la pone difícil al Sanz guionista. ¿Qué puede pensar o decir alguien que se encuentra ante alguno de sus monstruos o mundos imposibles? Sus personajes no dicen lo obvio: “¡Pero esto es imposible!” o “¡No puedo creerlo!”, sus reacciones ahora son verosímiles, sus personajes “actúan” mejor que antes. En fin, quiero seguir leyendo Nocturno para ver como se desenvuelve. Pero voy a hacer una dieta, hasta que no esté todo publicado no sigo. La intriga es demasiado poderosa como para bancar el ritmo de publicación errático de la Fierro.

Por último y antes de que la teleaudiencia se aburra, dedicaré el último choclito a “20874”, la historieta dibujada y escrita por Ignacio Rodríguez Minaverry. Debo reconocer que me costó arrancar. En los primeros capítulos estaba perdido, no lograba entender cuál era la intención de la historia. Había mucha información y esteticismo proliferante, tenía mis sospechas. Pero con el correr de los números todo comenzó a cuajar. Y después me entregué. Si hay algo que sobresale del trabajo de Minaverry es su sutileza, a todo nivel. Tiene un trazo inusual, femenino. Hay cierta emoción contenida hasta en el último rulito de Dora, en sus pestañas, en la curvas de los perfiles. Uno se enamora del dibujo de Minaverry como se enamora de una compañerita del colegio, por sus detalles mínimos, por pequeños movimientos, por como vuela su pelo o por como le calza un abrigo. La narración se toma su tiempo para descansar en objetos que dan forma al entorno, fracciones de cosas, una caja, un reloj, una taza (estoy viendo el capítulo de La Fierro 14). No quiero ni pensar en la cantidad de documentación que tuvo que realizar para esta historieta. Hasta especulo que debe haber viajado a Berlín, o visto cientos de películas. Hay tal conocimiento de causa, tanto amor por esa Berlín helada de los 60’s, que su verosimilitud me asombra. En los últimos capítulos comienza a entenderse por donde viene el conflicto, y especulo que todavía falta mucho. Así que, otra vez, no puedo dar ningún juicio final. Pero por lo pronto, el viaje es más que placentero.

Me muerdo los nudillos por seguir escribiendo sobre El Síndrome Guastavino, que es otro de los puntos altos de esta nueva Fierro. Pero ya se extendió demasiado esto. Digo, nomás, que finalmente Trillo ha encontrado a uno de los dibujantes que mejor cuajan con su estilo. Toda la morbosidad ingenua (o la ingenuidad morbosa) que siempre ha destilado el gran guionista en la mayoría de sus historias, tiene el intérprete ideal en Lucas Varela. Y eso también se agradece.

En conclusión, que siga la Fierro por siempre. Hurra por sus aciertos y buuuh por sus errores. De eso se trata la crítica.

Nada más por ahora. Y claro, huelga que lo diga, pero… opinad!!!

22 comments:

  1. Lo que me pasa con la fierro es raro. Quiero que siga y siga, pero a su vez quiero que se queme. En repetidas ocasiones (y esto se fue acentuando con los ultimos numeros) me da la sensacion de que hay muy pero muy poco amor por la revista. No por las historietas. Sino por la revista.
    Paso a explicarme. La revista en si es un producto editorial, esta parte editorial TIENE que correr de la mano de un DISEÑO EDITORIAL, este diseño tiene que ir a la par de el contenido, en este caso, las historietas. Diseño tiene la fierro, que sea horrendo es otra cosa, y eso justamente ataco. Ataco y me enojo con el diagramador de la fierro, por hacerle pelota el laburo a Alejandro Ros (que si investigan, se van a dar cuenta que es uno de los mejores diseñadores que hay dando vuelta, un tipo creativo que produce piezas llenas de concepto). Ahora, este diagramador (que si se fijan fue cambiando a medida que pasaban los numeros) ah tomado desciciones erroneas en cuanto al diseño de la revista, jugandole en contra a las historietas. Por ejemplo, hablando con Juan Saenz Valiente reconocio que odia que los numeros de las paginas y nombre de la revista esten en rojo, porque le influye de manera negativa en la paleta planteada en sus paginas (que ya de por si son increibles). Ahora, seguramente el lo comunico a la revista. Le hicieron caso?. No. Porque?, quizas por un concepto del editor? de que prestarle atencion al diseño, es una estupidez? si es asi, cosa que creo cierta, debe ser la misma razon por la cual no publican a otros autores (y no es de despechado lo que digo porque nunca mande material a la fierro, no por estar en contra, sino porque considero que me falta mucha sopa como para estar en una revista con esa trayectoria y nombre) por considerarlos "fashion" como los catalogan a algunos. Tipos que merecen ser vistos, que tienen una mirada fresquisima de la historieta y saben explotar al maximo sus cualidades. No entiendo porque mantienen alejados a tales autores. No entiendo porque mantienen cerca a otros.
    No entiendo el porque de tales selecciones. Quizas por gustos personales, quizas por estrecha amistad. No entiendo.
    Tampoco manejo, ni nunca vi las cifras de Fierro, quizas vende muchismo mas con una tapa horrible de Mandrafina (autor que me gustaba mucho, pero ultimamente me cuesta verlo de la misma manera que antes), quizas lo hace mejor con una tapa de liniers, Varela o Lunik. Me cerraria mucho mas por estos ultimos. No se si la revista vende mas cuando hay mas veteranos que "pibes nuevos". Ciertamente a mi me gusta mas cuando estan los de la productora, Juan, Pablo, Lucas Varela, Lunik, Diego Pares, Gustavo Sala, se entiende a quines quiero nombrar? Ahora, entiendo perfectamente porque no pueden estar siempre todos juntos. Seria extremadamente dificil de lograr por varias razones. Pero lo que noto es que hay mayoria de "veteranos". Y lo que me pica un poco, es que la gran mayoria de el material que publican en la Fierro, ya la han publicado en otro lado o tiene mas de diez años de antiguedad. Lo cual no quita que sean piezas exelentes, porque realmente lo son. Sino que siento como que les da lo mismo estar o no estar ahi. Quizas no les da lo mismo, quizas si.
    Me puse muy contento cuando me entere que volvia a salir la Fierro. Tuve la sensacion de que podria empezar a ser parte de un resurgimiento de la historieta. De que las cosas iban a cambiar.
    Tengo mucho amor por la historieta. Me eh peleado con profesores de la facultad por la historieta (tuve una discusion muy fuerte con Juan Orellana, ahi en la UP, donde das clases y yo estoy terminando la ultima materia que me queda de mi carrera). Y me pone muy mal ver que el pilar de la historieta nacional no este hecho con amor.
    Siento que la Fierro esta hecha para un grupo cerrado de amigos que se entienden entre si.

    Hasta aca llegue. Tengo un par de cosas mas que decir, pero la verdad es que me desgasta bastante. Si tenes ganas las hablamos, vos tenes mis datos.

    Saludos
    Pablo

    P.D: no me van a publicar nunca en la fierro ahora, jajaja!

    ReplyDelete
  2. Anonymous3:51 AM

    esta siendo juez y parte
    pero está bien `
    por otro lado dicen que segundas partes nunca fueron buenas...
    no obstante,en un pais destruido a nivel publicaciones de historietas, fierro bien vale una misa
    con respecto a "hacer banco" eso no es nuevo, yo tengo un primo que vive ahora en la selva de la candona que me contó que en los 80 la revista se manejaba asi con favoritos o sea que publicaban los que mas afinidad tenian con los que hacian la revista,leyendo su critica me acorde lo que me decia mi pariente
    Mario

    ReplyDelete
  3. Excelente crítica, Diego.

    ReplyDelete
  4. Anonymous7:47 AM

    Es YOn, así con las dos primeras letras en mayúscula, no Jon, con jota. Son las "sutilezas" de JCQ.

    ReplyDelete
  5. Wow, al comienzo es mas pieza informativa que critica en si, y la verdad que se agradece.No hay nada como la informacion de primera mano para saber como trabaja una publicacion para los recien llegados a la industria (y al pais,jaja)como yo.En muchos aspectos criticados,si uno cambiaba el nombre Fierro por el de Magma paracia que estuvieras hablando de la misma revista.Y es casualmente eso lo criticable en la industria del comic, en general, pero sobre todo en el argentino:no hay dudas sobre la calidad de no pocos de los trabajos,el comic argentino (el bueno, el verdadero),ya lo he dicho, no tiene nada que envidiar a la produccion de otros paises.Pero es casualmente el modus operandi de la industria en este pais lo que no lo deja resurgir.Pero ojo, que aca viene el garrotazo: cuando digo industria me refiero a todos sus engranajes, LECTOR INCLUIDO, y, por supuesto, autores. citaste varias avivadas,varios atajos que van desde el uso indiscriminado (porque una cosa es no saber usarlo y otra es usarlo asi nomas porque total me pagan lo mismo,y ahi ya entramos en el tema del pudor profesional y nos vamos por las ramas) del photoshop, o eso de publicar a amigos impublicables, de cambiar tapas buenas por otras mediocres pero que venden mas ("el efecto stanley donwood vs rocambole", como le llamo cariñosamente), todas esas gambetas, tan tipicas del argentino, son lo que perjudican al mercado. pero, a mi entender,es el lector, en todo caso, quien debe "castigar" al editor, propongo que el lector tenga principios, que haga valer su poder como lector y no tenga por que comprar un numero tras otro hasta que tal vez, con mucha suerte, se vea satisfecho (esto es una apreciacion personal, no sobre la fierro en concreto). Pero es este el gran problema que plantea el formato antologia, o no?a quien le gusto TODO el material que encontro en una antologia? Salio el tema de lo ochentoso, hablando de el tomi:no es acaso el formato antologia lo mas ochentoso (es decir, del pasado) que hay? muchos de lo puntos discutidos se resolverian facilmente si el formato fuera otro. es, a mi entender, el formato de antologia lo que potencia estas avivadas que se critican, estos amiguismos (en magma ocurre igual), estos "veteranos vs impuberes", etc. En España se publicaba una antologia llamada Recto (de la camada de NSLM y TOS), que,desde el vamos, era eso, un fanzine de amigos publicado de manera profesional. Eso si: dichos amigos no eran otros que Miguel Brieva, Paco alcazar, Solis, es decir, gente afin, y no un rejuntado de autores que nada tienen que ver entre si.Veo que aca en argentina se le quiere vender todo a todo el mundo.Da la impresion de que el editor tiene una imagen del lector de comics como un gordo que se traga todo lo que le pongan en la mesa mientras sean unos cuadritos con dibujos,uno al lado del otro(que conste que esos glotones SI existen, son aquellos que compran solo porque es nacional), pero sí es verdad que la industria,al no ser fuerte por no tener constancia, no esta lo suficientemente sectorizada.seria injusto decir que no se esta comenzando a formar una industria nueva, despues de todos los lios que hubo, pero a mi entender esta intentando resurgir usando formatos y esquemas que ya demostraron no ser efectivos.El publico cambia,los autores tambien (los nuevos,al menos), por que no cambia la industria?Por que seguimos comprando?Porque es nacional,porque es mas barato, porque si?
    lo mas triste es que el primero en abandonar, muchas veces, a dichas publicaciones (o mercados) es el autor.Si el autor abandona , como vos diego, como yo, y tantos otros que se ven forzados a publicar fuera por razones mas que obvias, el lector de aca se queda sin leerlo, y asi s corta el ciclo necesario para crear una industria, y volvemos a empezar.que estaba diciendo?

    Bang-Utot

    ReplyDelete
  6. Hola, como andas diego? la critica me parecio genial al igual que la anterior. A mi tambien me gusta la historieta que hace Quattordio, la verdad que narra muy bien y puede no gustarme mucho el dibujo, ni el color, pero esta tan bien narrada que me parece de lo mejor de la fierro.
    Lo que hace cachimba no me gusta mucho, pero creo que es casi lo mismo que hace liniers. Y si creo que lo que esta haciendo el tomi no esta muy bien, se nota mucho la forma en que lo hace. Aunque de a poco esta mejorando, la historieta del ultimo numero estaba bastante buena y si mal no recuerdo creo que no copio y pego nada. Igualmente me gustaria que volviera a hacer todo de la forma tradicional como cuando dibujaba a tinta o a lapiz qeu hacia unas cosas espectaculares.
    Y yo tambien estaba pensando en mandar algo a fierro, pero todos dicen que tardan mucho en publicarte o directamente no te publican, asique todavia lo estoy pensando.
    Bueno saludos!

    ReplyDelete
  7. Don Simòn Cortinas...fue un lindo experimento esa historieta. Espero que en el futuro encontremos el tiempo para màs colaboraciones juntos.

    Seria lindo ver al frente de la revista a alguien que no haya sido parte de la vieja FIERRO. Sangre nueva y ,porquè no, irreverente. Un buen paso serìa tirar a la basura las tapas espantosas que dibujan "los grosos" y darle lugar a lindas ilustraciones de "los novatos"
    Aflojemos con los dinosaurios del pasado y miremos para adelante viejo... ( parezco un polìtico con esas frases)

    Saludos Agrimbau

    ReplyDelete
  8. javi hildebrandt9:27 AM

    Concuerdo con casi todo lo que decís, Diego. A mí también me gusta la Fierro, sobre todo en los últimos números, que comparados con los primeros han levantado bastante. Me gusta también cumplir con esa rutina (iba a escribir "ritual", pero me parecía demasiado) de ir un sábado a la mañana por mes a comprar historietas al kiosco. Nostalgias de la infancia, más vale. No soy tan joven como pensaba.

    Altavista tiene una sensibilidad que no creo haber encontrado en otra historieta, además parece que cierra en cada capítulo y... ¡no! Siempre deja algo colgando, algún amor en algún puerto, o una historia perdida en la neblina. Una maravilla. Nocturno es el gran paso de Sanz como narrador, donde pudo encauzar toda su imaginación en una historia muy bien contada (intuyo que parte de este avance debe ser producto de su breve periplo cinematográfico). Creo que Minaverry hace 20874 para mí: me enganché desde la primera viñeta, y no me molesta para nada ese ritmo harto pausado que tiene (debo agregar también que cada uno de mis genes teutónicos vibran de placer ante cada detalle de la ambientación). Y Trillo y Varela son dos hermosos degenerados. No quiero olvidarme -aunque apareció poco- del Maestro Altuna. No sé por qué, siempre le tuve reticencia a sus trabajos como autor integral... prejuicios, qué sé yo; o El Nene Montanaro, que mucho no me gustaba. Las tres perlitas que metió en esta etapa de Fierro me sellaron la boca con Fastix. La última, Malasartes, es la demostración en historieta del viejo dicho futbolero "hacer una gambeta en una baldosa".

    El Tomi se quedó en los ochenta, ciertamente (el Photoshop que tiene debe ser de esa época, también). Y de Cachimba, dos o tres cosas de esta etapa me gustaron, pero tengo una gran duda: no sé si está haciendo cualquier cosa (como vos decís), o si el tipo está varios pasos adelantado en la evolución y sus historietas recién se van a entender dentro de dos o tres generaciones. Es decir, quiero creer en la honestidad del tipo. De otro modo, no le encuentro explicación a lo que hace. Y Quattordio no me gusta. Mostrarse como "un tipo ingenuo y patético" no me parece mal, es un divertimento (Mosquito lo hacía en El Granjero de Jesú y me cagaba de risa). Pero me molesta ese dejo de resentimiento, ese discurso solapado que le echa la culpa al éxito de los otros por el fracaso propio. Qué sé yo, quizás sea una sensación mía, algo que sólo veo yo. El dibujo no es malo (lástima que para colorear usa el mismo Photoshop que El Tomi), pero me parece que involucionó: me gustaba más cómo dibujaba en la vieja Fierro.

    Y el otro asunto en el que disiento un poco es "Tengo una imagen mental de Sasturain divirtiéndose como loco con su juguete preferido". Si te fijás, en la mayoría de los editoriales, Sasturain está siempre a la defensiva, con el paraguas abierto, como si dijera "los autores que ustedes querían leer, ahora están haciendo esto. Disculpen". Al principio lo tomé como un chiste, pero cuando se empezó a repetir, me pregunté si no lo decía en serio. Eso no explica cómo es que todavía siguen apareciendo los mismos nombres -supongo que debe haber lectores a los que les gusta y se lo piden, o por amiguismo, no lo sé-, pero tengo la sensación, a diferencia tuya, de que Sasturain no está TAN contento con la revista que hace, y no sabe cómo arreglarla... Es algo que solo intuyo, no tengo una opinión tan formada ahí.

    Desconcía los manejos de la revista para con los autores. La verdad, me sorprende, más viniendo de una empresa de trayectoria, y supuestamente seria, como Página... Ahí tendría que intervenir el Sindicato de Historietistas (hay que ir pensándolo, por lo menos).

    Última, y me voy: ¿hay algo publicado acá de Totino Tedesco? Este pibe es una besssstia!!

    Abrazo

    ReplyDelete
  9. Muy buen post, Diego.
    Espero Antólogicas Tercera Parte con los comentarios que te guardaste en este posteo, la historieta de Lucas Varela merece unas líneas.
    Abrazo.

    ReplyDelete
  10. A la pelota, gracias por los comments, son mucho más jugosos que mi post!!

    Hola Pablo!
    Tengo un mail para mandarte. Sí, el tema del diseño gráfico se sufre. También hay cierta intención de mantenerse como contienente neutro, la revista "muda" que decía Reggiani.
    Es una decisión rara, a esta altura de la historia, cuando ya está rancio aquello de que el medio es el mensaje. La Fierro, como medio, no dice mucho. Las historietas que contiene, casi que se leen aparte.
    ¿A quiénes te referís por autores fashion? Me encantó la definición! Ed?

    Mario:
    Me parece perfecto que tengan favoritos y amistades. ¿Quién no los tiene? No son un ente estatal que tenga que ser ecuánime y representativo de todas las estéticas y afinidades.
    Y sí, soy juez y parte. Pero mi parte es muy chiquita.

    Bang Utot:
    Hola. Las gambetas y recursos que nombrás se hacen en todas partes del mundo. Pero es verdad que hay muchas prácticas en el campo entero de la historieta que frenan su crecimiento. La resistencia a la crítica, por empezar.
    Como le decía a Mario, tanto la Magma como la Fierro tienen derecho a privilegiar a sus amigos o a gente con la sientan alguna afinidad, más allá de su calidad artística. No nos deben ninguna ecuanimidad. En todo caso, siempre tenemos la posibilidad de criticarlos. Y si alguno de sus autores amigos no nos gusta, decirlo. Y de última, dejamos de comprar el producto.
    El problema aparece cuando alguna revista se arroga el derecho a venderse como "la mejor historieta argentina" o "la nueva historieta argentina". Está en la crítica restarle legitimidad a esa proclama, si el caso lo amerita.

    Rizzo:
    Hola! Jaja, no se si Yon (ahora lo escribo bien), estará dentro de "lo mejor" de la Fierro. Es un poco mucho. Pero definitivamente es una de las primeras que leo! Y claro que Cachimba se parece a Liniers, quien muchas veces lo ha citado como una de sus influencias.
    Es verdad que la última de El Tomi está mejor que las anteriores. Pero el rotulado que uso es aún peor que antes. Veo un esfuerzo ahí, alguien tendría que ayudarlo con el photoshop y hacerle una font de su caligrafia. Yo que vos, mandaría igual, pero que te aclaren bien las condiciones! Y en lo posible, como ya he dicho: por contrato.

    Jul:
    Cómo le va, compañero. Sí, ya habrá ocasión de volver a hacer algo. La Fierro está coordinada por uno de los dinosaurios, bastante la ha abierto. Lo malo es que nuestra generación no se hizo de su propio sistema de legitimación. Tendría que haber alguno de nuestra generación haciendo una nueva revista, para salir a ocupar la cancha. Hasta entonces... seguimos comiendo de lo que nos da papi.

    Javi:
    Yo no veo tanto cambio, pero porque básicamente, antes ya estaba bastante bien. Estaba Saenz Valiente, que ahora no está, etc.
    Es muy interesante lo que decís, cuando me contradecís mi "teoría de la displicencia" saturaineana. Pero tu teoría es todavía más sombría!! Yo siempre me lo estuve tomando como una ironía, porque sino...
    Que en varias de sus editoriales diga que publica "lo que hay", porque no hay nada mejor, cuando sé de muchísimos excelentes autores esperando durante meses, sería algo insultante.
    Prefiero seguir pensando que es una ironía. No me quiero enojar más.

    ReplyDelete
  11. Yo quiero decir que lo mejor que publico la fierro en toda su historia fue a este pibe, como se llamaba? Angel Mosquito, sí, ese, que tipo tan churro, y tan simpático, además.
    ¿que dibuja mas o menos, dice? Pero, hombre, a quien le importa eso?! A mi no me importa, yo quiero conocerlo todo sobre su vida, es tan interesante, no?

    adios, gran blog!

    ReplyDelete
  12. ah, como?, los coments los ve antes el moderador? ya fue, no tiene gracia ahora...

    ReplyDelete
  13. Tao George:
    S� me encantar�a seguir dale que dale con la cr�tica. No solo con Guastavino, sino tambi�n con El Hipnotizador y muchas otras. Pero el tiempo es tirano. Tengo que reservarme un tiempito para escribir guiones, vio?

    Sr Pogoriles:
    �Angel Mosquito? Me suena... �No era uno de El Tripero? �O era de la Catzole? Qu� viejos estamos, che. La mayor�a no va a enteder el chiste. Un gusto que se pase por aqu� y aguante La Calambre loco.

    ReplyDelete
  14. Yo tengo una relación curiosa con Fierro. Que tendría que gustarme mucho más de lo que me gusta.
    Creo que tiene que ver con que no se ha publicado todavía ninguna historieta deslumbrante. Nada que se destaque como, digamos, Sudor Sudaca o Ficcionario. Teníamos 13 años, habíamos leído mucho menos, había menos competencia. Puede ser eso.

    Pero es raro que la historieta más comentada sea la de Quatordio. Eso parece decir que el resto no se gana el deseo como para comentarlas o pensarlas.

    Lo que más cerca viene de producir este deseo es, en mí, "La nena" de Alcobre y la de Minaverri. Y "El Síndrome Guastavino", porque tengo que entender por qué no me gusta, por qué me parece débil.

    Acá hay otra función de la crítica, el autoconocimiento.

    ReplyDelete
  15. ¿Fierro? ¿Qué Fierro?
    Que vuelva Morón Suburbio ¡carajo!

    Buena crítica. Aunque debo tener un gusto algo más cerrado que vos. La mitad de la Fierro la paso por arriba, a mil por hora.

    Pero la compro todos los meses... eso si.

    Guido Quaranta

    ReplyDelete
  16. No puedo entender como en este siglo todavía exista alguien tan pelotudo que no se entere que cerrando el orto va a tener mas tiempo para mejorar la mierda que escribe. Yo, si demasiado interés en que se cumpla el pedido porque tampoco me importa un carajo, te solicito humildemente que te dejes de hablar de mi y si no, parafraseando al conejo, que te vayas decididamente a la concha de tu madre. ¿o key?, agrimbau de las pelotas.

    ReplyDelete
  17. Semejante falta de respeto habla de alguien que no tiene otro recurso para defenderse, habla de su altura, casi como un niño. Si tanto se enojó, la veracidad de tu crítica debe ser evidente e irrefutable (al menos con argumentos sólidos) por parte del aludido. Es una pena que el ego del artista no le permita tomar de tus palabras el contenido que pueda ser constructivo para mejorar su propio trabajo.
    Ladran Sancho...!!!
    Abrazo grande!

    ReplyDelete
  18. Iba a decir mas o menos lo mismo que FerBaldó.No para responder a El Tomi sino mas bien para dejar en claro que NO nos dejo sin palabras.Si no lo habia hecho era porque no quiero que este blog tan interesante se transforme en un concurso de insultos.Pense que eso de defenderse a las puteadas era para adolescentes fanáticos de los taparrabos,pero al parecer decadas de trayectoria a algunos no les sirven de mucho.
    Como dijo FerBaldó, y lo recalco, sus palabras hablan por el.

    ReplyDelete
  19. Que altura la de ese señor... ahora quedó bien en claro que ademas de repetir la misma historieta hasta el hartazgo desde la decada del 80, no se banca que se lo digan y no puede decir nada a su favor más que una sarta de insultos. Que fenomeno. Suscribo las palabras de FerBaldó...

    ReplyDelete
  20. El tomi no era una revista de columba?
    Ah, no, es el capo que dibujaba muy bien en la otra fierro...cómo me gustaba el tomi. Lo que no sabia era que tenia un caracter tan podrido y que no podía responder como un adulto a una critica. Qué lástima!

    ReplyDelete
  21. Para no explayarme mucho mas sobre el tema El Tomi (podemos aunque sea pronunciar su nombre,no?) en este blog, esto es lo que opino:

    http://bangutot.blogspot.com/2008/01/el-comic-tradicional-y-el-comic.html

    Perdon si suena a chivo,pero viene bastante al caso.Lo escribi hace un tiempo ya,pero mantiene vigencia,mantiene.

    ReplyDelete
  22. Me gustó mucho lo que escribiste, pienso muy similar en la mayoría de lo que decís, pero lei todos los comentarios y creo que mi pensamiento se resume en esto que dijeron:

    "Y me pone muy mal ver que el pilar de la historieta nacional no este hecho con amor.
    Siento que la Fierro esta hecha para un grupo cerrado de amigos que se entienden entre si."

    Es una pena, pero es así, igual, cosas como Gustavino o Nocturno, hacen que me vuelva loco por tenerla todos los meces... viste lo que es la tapa de Sanz!?! ESAS SON TAPAS!!!!

    saludos!

    ReplyDelete